No más exámenes.

No más exámenes.


Leí hace unos días que en  Singapur, que encabeza las listas mundiales en calidad de educación, lanzó una reforma para tratar de reducir el estrés en las escuelas, dado el enorme número de niños que son víctimas de ansiedad desde la escuela primaria.

Obvi, no sería eliminar todas las evaluaciones, se trata de una reducción en las excesivas materias que llevamos en la secundaria y bachillerato.

“Debemos equilibrar la diversión del aprendizaje y el rigor de la educación”, apuntó el ministro de Educación, Ong Ye, de Singapur

No estaría mal que esa medida pudiera ser tomada en cuenta en México y es que nosotros estamos sometidos a un estrés bárbaro. Pues durante el ciclo escolar muchas veces nos la pasamos pegados a una silla y con un lápiz en la mano, pero además todavía llegamos a casa a realizar trabajos escolares y si somos de familia pudiente, por la tarde nos toca  un cursito de apoyo.

‘No más exámenes’ sería una medida que nos ayudaría mucho, nos quitaría presiones, estrés y ansiedad.

Pero sobre todo nos ayudaría a crecer a nuestro ritmo.

‘Soy Vale, siempre feliz y nunca in…’