Reportan brote de sarampión en la Ciudad de México

Escribe: Deni Figueroa

Mientras los medios nacionales se han encargado de reportar hasta el mínimo detalle respecto a los numerosos casos de pacientes contagiados por el recién descubierto coronavirus (COVID-19) y de encender las alarmas ante su rápida propagación, nos hemos olvidado de la importancia de vacunar a los infantes para prevenir enfermedades altamente contagiosas. Ejemplo de ello es el brote de sarampión recientemente detectado en la Ciudad de México, pues, ninguno de los cuatro infectados tenían antecedentes de vacunación.

Ante esto, el titular del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Zoé Robledo, pidió revisar las cartillas de vacunación para que los derechohabientes del instituto sepan y tengan claro si sus hijos o ellos mismos tienen completo su esquema de vacunación, esto con la finalidad de evitar la reaparición y propagación de enfermedades. De acuerdo con los análisis hechos a nivel internacional el sarampión es más contagioso que el coronavirus, ya que una persona infectada con sarampión puede contagiar a entre 12 y 18 personas en promedio, además, destacan que el virus puede sobrevivir en el aire hasta dos horas.

En un país cuyo esquema de vacunación complejo, cuyo Centro Nacional para la Salud de la Infancia y Adolescencia contempla 10 vacunas para niños de cero a 11 años, algunas con refuerzos anuales y divididas por rango de edad, el resurgimiento de estas enfermedades se debe al aumento de grupos antivacunas, es decir, adultos que se niegan a vacunar a sus hijos. Esta postura resulta peligrosa, no sólo se encuentran en riesgo los hijos de estas personas, sino a la comunidad cercana a ellos al romperse el denominado “cerco sanitario” que protege a la población más vulnerable al evitar los contagios.

Mi cuenta en tuiter: @nfant_gate