Llegar al fin del mundo en bicicleta

Escribe Deni Figueroa

Todo comenzó en 2018, cuando Tania Hope y su hijo Joshua decidieron emprender un viaje hasta Argentina con el fin de conocer a los pingüinos del fin del mundo. Tania calculó que tendrían un viaje de dos años, su itinerario lo conformaban 16 países. De esta forma, emprendieron su viaje en noviembre, llegando a la ciudad de Ushuaia el pasado 10 de marzo.

La idea de hacer el viaje fue de Joshua, influenciado por unos amigos de Tania, quienes habían viajado a Argentina en bicicleta, por lo cual le propuso a su mamá hacer la larga travesía para cumplir su sueño. Al hablarlo con su mamá, ella aceptó con la condición de que terminara la primaria con buenas calificaciones, recalcando que, en ese momento, Joshua era muy joven para realizar el viaje. Eran tantas sus ganas de ir a la Patagonia en bicicleta que al terminar la primaria tuvo un promedio de 9.4 y había sido abanderado en la escolta.

El viaje de Tania y Joshua fue documentado a través de su cuenta de Instagram, creada específicamente con este fin, en esta, muchos de sus seguidores realizaban sugerencias respecto a los lugares que visitaban o la usaban de inspiración al momento de emprender sus propios viajes. Asimismo, fue por este medio que mantuvieron contacto con su familia, quienes no se cansaron de disuadirlos en su intención de conquistar el fin del mundo. Finalmente, mediante una foto en la cual posaban juntos bajo el letrero de Ushuaia, revelaron:

 “Después de 477 días pedaleando el gran letrero de USHUAIA nos daba la bienvenida! No podíamos con la emoción… lo habíamos logrado contra todo pronóstico! No éramos deportistas, no sabíamos nada de cicloviaje ni de campamento, éramos una madre sola con su hijo pequeño… un sin fin de cosas que la gente nos decía.”

Demostrando que no importa lo difícil de la meta, nunca es imposible alcanzarla.

Mi cuenta en tuiter: @nfant_gate