Dos novelas para leer durante esta cuarentena

Escribe Deni Figueroa

Últimamente las redes se han llenado de información diversa acerca de la pandemia que atravesamos y de las medidas de seguridad pertinentes, entre las recomendaciones principales destacan la necesidad de adentrarnos en actividades recreativas. Por eso, esta vez hacemos dos recomendaciones que, a mi parecer, resultan cautivadoras para las jóvenes lectoras. En estas los personajes se salen de la norma y enfrentan situaciones extraordinarias, las cuales te envuelven en una atmósfera de intriga y misterio.

El castillo ambulante – Diana Wynne Jones

En el país de Ingary, donde las botas de siete leguas y las capas de invisibilidad existen de verdad, Sophie Hatter, la mayor de tres hermanas, convencida de que su destino es fracasar en todo lo que emprenda, por ello ha decidido acatar todos los planes que su madrastra ha hecho para ella. Su vida da un vuelco cuando por error atrae la atención de la Bruja del Páramo quien le lanza un maleficio que la convierte en una anciana.

Con la determinación de revertirlo, Sophie viaja al único lugar en el que cree que podrá encontrar ayuda, el castillo ambulante que merodea por las colinas cercanas, temido por todos en Ingary al ser propiedad del mago Howl, que se alimenta, según dicen, de los corazones de jóvenes desprevenidas. Sin embargo, una vez adentro del castillo, se percata de que esa misión será mucho más ardua de lo que había previsto.

Esta novela nos presenta personajes complejos, cuyas relaciones se van entretejiendo conforme avanza la historia, con conflictos que abarcan un amplio espectro de emociones humanas. Es a través de El castillo ambulante que la autora nos reintroduce a las historias de magia y cuentos de hadas clásicos, añadiendo ligeras vueltas de tuerca a las fórmulas de los cuentos de hadas, las cuales seguramente te sacarán más de una risa.

El libro del cementerio – Neil Gaiman

Guiado por su instinto, un bebé escapa de la cuna en medio de la noche y logra alcanzar el cementerio más cercano a su casa mientras es perseguido por el hombre que acaba de asesinar a toda su familia. Así comienza la historia de Nadie Owens, quien es acogido por los fantasmas que habitan el cementerio, quienes deciden brindarle el don de hablar con ellos y su protección porque fuera de ese recinto el asesino aún espera su oportunidad. De esta forma, Nad Owens, el pequeño protagonista de este libro, crece en el cementerio, donde vivirá extrañas aventuras entre el mundo de los muertos y el de los vivos.

Lo interesante de este libro yace en la narración de Gaiman, autor ya reconocido en cuanto a fantasía se refiere, quien decide ambientar la mayor parte de la historia dentro del cementerio, asimismo, retoma figuras clásicas de la literatura de horror como hombres lobo, brujas y vampiros para recaracterizarlos. Aunado a esto, la breve extensión de la novela la convierte en una lectura perfecta para envolverte en un manto de fantasía, locura y extravagancia.

Mi cuenta en tuiter: @nfant_gate